Salomon Kalmanovitz
biografia
publicaciones
ensayos
prensa
links de interes
galeria
columnas
[COLUMNAS] RSS de las Columnas de Salomon Kalmanovitz
 
Los salarios en la Colombia del siglo XIX
27 de junio 2010 - El Espectador

 
El siglo XIX se perdío para el crecimiento económico del país.
Salomon Kalmanovitz
 

El deterioro republicano contrasta con un largo período de relativa prosperidad colonial que va de 1750 a 1808 y que incluyó salarios bastante altos para sus funcionarios y para los técnicos de la minería.

Entre 1808 y 1845 la economía se contrajo como resultado de las guerras de independencia, el desorden constitucional y territorial, la Guerra de los Supremos de 1842 y el colapso del orden comercial español. La primera gran globalización se inicia con fuerza sólo de 1860 en adelante, así que la primera mitad del siglo XIX fue también decepcionante para la nueva nación colombiana.

El legado hispánico de los monopolios estatales o dados en concesión a privados, los pesados impuestos al comercio, el diezmo eclesiástico que castigaba la producción agropecuaria y la esclavitud con su baja productividad fueron removidos lentamente, pero en 1850 se da un quiebre fundamental que relanza el crecimiento de la economía.

Los reformistas liberales simplifican y reducen los impuestos, liquidan la esclavitud, acaban con el monopolio del tabaco que permite su exportación, mientras que el diezmo ya se había marchitado, aunque los antioqueños continuaban pagándolo por convicción. En 1870 se inicia la banca libre, que tiene un importante auge y apalanca el crecimiento económico y la expansión exportadora, que fue mucho más intensa de lo que se pensaba en la interpretación conservadora de la historia de Indalecio Liévano. En efecto, entre 1850 y 1880 el PIB por habitante había aumentado cerca del 20%, al ritmo de 0,5% anual.

Se da un importante crecimiento de las exportaciones que jalonan el producto en las regiones que producen los bienes que se transan y en las que las surten de bienes de consumo y de alimentos. Las exportaciones pasaron de 3 millones de pesos oro antes de 1850 a 20 millones en 1880, pero se estancan en los tres últimos lustros del siglo XIX y la economía vuelve a contraerse.

Las políticas de la Regeneración fueron contraproducentes para la paz política y para mantener los equilibrios macroeconómicos, en especial al propiciar una inflación que fuera moderada inicialmente pero cada vez mayor. Tres guerras civiles en 1885, 1892 y 1899-1902 dieron al traste con muchos negocios y destruyeron buena parte del sistema financiero.

Un estudio reciente de Miguel Urrutia y Mauricio Ruiz, publicado por el CEDE de la Universidad de los Andes, muestra que los salarios reales tanto del sector público (el que tiene mejores datos) y del privado se contraen a todo lo largo del siglo XIX, pero especialmente a partir de las década de los ochenta, cuando la inflación hace su aparición, producto del monopolio de la emisión que ejerce el Banco Nacional. Pero aún dentro de la fase de prosperidad exportadora los salarios reales se reducen.

La conclusión es que la reducción de los salarios reales durante el siglo XIX y en especial en su segunda mitad fue producto de un alto desempleo y de la inflación propiciada por la Regeneración al tiempo que la ampliación de las rentas de los exportadores del tabaco, añil, cueros y eventualmente café dieron lugar a una concentración del ingreso a su favor. En las palabras de los investigadores Urrutia y Ruiz, el aumento del ingreso fue concentrado por “los grupos que participaron en el proceso de integración al mercado mundial que vivió Colombia posterior a la década de 1860”.


__________________________________________________________________________________________
www.salomonkalmanovitz.com